Halloween : Invitaciones para pasarlo de miedo.

image

Cuando llega el otoño a casa,  lejos de preparar la hibernación,  nos ponemos en movimiento. ¡Hay tanto que hacer en esta época de muda!
Desde hace unos años,  hemos adoptado la costumbre americana de festejar Halloween.  Vale,  no es tradición española ni francesa,  pero es divertido y una excusa perfecta para hacer una fiesta infantil.  Una forma diferente de pasar una tarde genial al abrigo del frio y la lluvia,  en unos días en que ya no se puede jugar bajo el sol.
Os dejo aquí algunas ideas para intentar algo escalofriante con los peques.


Invitar.
La imaginación del niño siempre será muy superior a la nuestra. Nosotros siempre hemos dejado vía libre al espíritu creativo de nuestros monstruitos.  Ellos saben qué quieren,  cómo lo quieren y el modo en que puede lograrse.  Nuestra tarea se limita a proporcionar material,  un espacio apropiado para su taller (lo que incluye protección de muebles y objetos preciados) y aportación de soluciones en los momentos en que los artistas lo demanden.  El resultado es siempre asombroso : les gusta a ellos que se sienten orgullosos de su trabajo; les gusta a sus amigos,  porque comparten con ellos afinidades y preferencias; nos gustará a los mayores,  porque fomentamos su  expresión libre y no llegaríamos ni en sueños a alcanzar su perfección comunicativa.

image

Contemos pues con sus ideas a la hora de hacer una tarjeta simpática y cercana a su edad.

image

En ésta,  el texto está escrito en el reverso.

image

Tarjetas con susto.  Se pliegan sobre sí mismas formando su propio sobre. 

image

Al abrirlas el destinatario recibe,  no sólo la invitación,  sino una pequeña sorpresa,  ya que en su interior vive un murciélago,  una bruja, una araña…

image

image

Detalles de algunas tarjetas: fantasma de papel de magdalena y bruja goma Eva con escoba de pajita.

Puedo asegurar que los compañeros de Abril y Ariel este año han alucinado.  No sólo por la fiesta a la que están deseando ir,  sino porque en los recreos utilizan a los pequeños habitantes de sus tarjetas para asustarse los unos a los otros.  ¡BUH!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *