Archivo del Autor: Paloma

Un nombre es el primer regalo.

El reciente nacimiento de la hija de unos amigos me ha hecho volver a pensar en el modo o el motivo por el que elegimos un nombre para nuestra hija o hijo. Cada padre o madre tiene sus razones para proceder; todas respetables.

Hay quien lo elige por tradición familiar y, así, heredamos los nombres de abuelos, abuelas, padres o madres. Personalmente nunca me ha gustado esta costumbre, puede crear la expectativa sobre el niño de que se asemeje en algo al pariente del que hereda el nombre y, si dicho pariente ya está difunto, incluso me parece un tanto morboso. También se corre el riesgo, si la familia es prolífica, de saturar el número de Juanes o Marías, de forma que cada vez que en una celebración familiar llamas a uno, contestan siete, con lo que es obligado adjuntar al nombre el apellido y, de esta manera, convertir la llamada en una fórmula quasi burocrática: ¡Mª del Carmen Gutiérrez! ¡Qué te estoy llamando! Esto además lleva intríseco cierto temor infantil a la reprimenda porque ¿a quién no le ha llamado su madre por sus dos nombre y el apellido? Automáticamente piensas: «Me la he cargao». Sigue leyendo

Un hada y… de repente, un jardín y un huerto.

Acabamos de mudarnos de casa. Bueno, en rigor, acabamos de mudarnos de casa, de región y de país. Ahora es todo nuevo, hasta el idioma, pero hay algo con lo que siempre hemos soñado y aquí es posible: un jardín y un huerto. A Abril le hacía ilusión una granja; ¡quién sabe!

"Soñando con un jardín y con un huerto"

Nuestro jardín

Al entrar por primera vez en el jardín de la mano de mi tímida hija, tuve la impresión de estar adentrándonos en el jardín de «El gigante egoísta», del cuento de Oscar Wilde. Era seco y bastante abandonado, con dos árboles altos, un castaño y un ciruelo, con pinta de enfermizos; también había pequeños laureles y un gran arbusto de boj.  De repente, y sin importarle la ausencia de color, Abril comenzó a correr y a jugar y ya no quiso ver el resto de la casa; como en el cuento, poco a poco el jardín se llenó de alegría, risas, cantos… Un hada había entrado en ese jardín solitario y había obrado la magia.

De eso hace dos semanas y media. Ahora hay algunas flores; ha llovido y comienzan a rebrotar la hierba y lo que parecen ser unas plantitas de fresas silvestres. Todos los días vienen palomas, petirrojos y gorriones a visitarnos. Hay juguetes dispersos en el incipiente verdor y, si no está lloviendo, juegos y carcajadas de niños.

Pronto iniciaremos la tarea de dar vida a nuestro pequeño huerto ecológico que tendrá forma triangular y posiblemente cultivos fáciles y para principiantes. Pero lo mejor será compartirlo con los pequeños de la casa y que, además y más allá del valor pedagógico que siempre tendrá en cuanto a trabajo personal y recompensa, respeto de la naturaleza y sanos hábitos alimenticios, supondrá nuestro reto particular y vivificante. Nuestra personal y familiar forma de ser felices.

Me gusta leer

Para todas y todos a quienes les gusten los cuentos, las aventuras y los mundos imaginarios en general muchas felicidades en el día de hoy, Día del Libro. Esta noche lo celebraremos con un nuevo libro sobre las hadas; quizás lo leamos o quizás nos lo inventemos guiándonos por sus ilustraciones, ya veremos…

día del libro

día del libro

Y colorín, colorado, …

Feliz Día de la Tierra!

día de la tierra

día de la tierra

Hace unas semanas, Abril vino del cole con un vasito transparente de plástico, con la típica planta de judía y lenteja germinada bajo un algodón húmedo.  Sonreí al recordar que yo también había hecho esa experiencia en el cole, claro que a mí jamás me creció tanto mi lenteja; pero la de Abril estaba considerablemente alta y debe ser por el amor que pone en todo lo que hace.

dia de la tierra

dia de la tierra

Ayer, Día de la Tierra, decidimos celebrarlo poniendo sus plantas de legumbres en tierra y regándolas para ver si son capaces de crecer un poco más. Ha sido nuestro particular homenaje a este hermoso mundo en que vivimos y que esperamos nos dure muchas generaciones.

dia de la tierra

dia de la tierra

 

 

 

«Gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo».

El debut de una bailarina

Esta mañana hemos asistido al debut de Abril como bailarina en el Teatro Darymelia.

Preparándonos para la actuación

Preparándonos para la actuación

Nada más y nada menos que la Banda Municipal de Música de Jaén ha organizado un Concierto Extraordinario y ha invitado a la Escuela de Danza de nuestra Abril a participar en el evento.

Esto es todo un lujo: supone actuar con música en vivo

Han bailado todas las alumnas, desde la clase de iniciación a la que asiste Abril, hasta las bailarinas consagradas de la Escuela.

Danza de los Mirlitones "El Cascanueces"

Danza de los Mirlitones de "El Cascanueces"

Y el programa de lo más variado y rico:  M. San Miguel, Tschaikowsky, Granados, M. y V. Romero, P. Luna, Manuel de Falla, Monreal, E. Cebrián y G. Giménez.

He asistido a muchos conciertos pero la verdad es que ninguno que aunara música y danza. En mi opinión, ha sido un espectáculo exquisito. Compartiendo escenario músicos y bailarines con una complementación perfecta y, a pesar del poco espacio, porque el teatro es pequeño , ha sido grandioso.

Las chiquitinas han bailado la Danza del Hada (El Cascanueces). Ellas lo llaman «El baile del Hada Bombón» y no por ser corta su edad han dejado de llegar lejos. Han estado preciosas todas, con una dulzura y muchísimo trabajo en sus piececitos.

Danza del Hada (El Cascanueces)

Todo elegido y ejecutado con sumo gusto: música, coreografía, atuendos… Y la actuación de la directora del centro nos ha emocionado enormemente: raza, arte, amor por su trabajo y corazón.

Danza del Hada

Mamina, que es la experta de la familia en este tema, ha elogiado el nivel de todas las niñas y del niño (porque tenemos un bailarín).

Ariel en el teatro

Ariel adora la música y la danza

Todos hemos quedado embelesados y  Ariel buscaba a su hermana entre las bailarinas y ha seguido la actuación muy atento.

Una bonita experiencia en familia en la que hemos disfrutado un poquito de la cultura con nuestros hijos y los hemos hecho partícipes de ella (que no todo va a ser tele en esta vida).

Abril tras su debut

Abril sale exultante de alegría tras su debut

 

Volvemos con el alma más enriquecida y contentos de saber que también nuestros pequeños aman la música y la danza.

Ha sido una inolvidable mañana de domingo llena de melodía, tutús, nervios de preestreno y satisfacciones personales.

Todo el elenco

Abril en el centro de la foto, con todo el elenco de bailarines

 

Ya llega el Conejo de Pascua!!!

Huevos de PascuaEl domingo de Resurrección, o de Pascua, llega a todos aquellos jardines por donde juegan niños, el famoso Conejo de Pascua, y generosamente les regala huevos pintados de colores o golosinas de chocolate. Pero, ¿por qué ocurre esto todos los años?

Hay diversas historias sobre este simpático conejo. Algunas lo sitúan ya en la Antigüedad y  lo relacionan con la diosa Astarté de la fecundidad, para simbolizar el nacimiento de la primavera.
Para los  cristianos se trata de  un conejito se quedó encerrado en el sepulcro de Jesús y el día en que resucitó fue anunciando esta buena noticia a los niños, demostrando su alegría regalando y repartiendo por doquier unos huevos de colores. Se conmemora de esta forma el renacer de Cristo.

Lo mejor de todo: la búsqueda

Nosotros tenemos nuestra tradición familiar propia. En la primera Pascua de Abril, Mamina le regaló un huevo pintado a mano con una pequeña ilustración de Pinoccio, colgado con un cordel de una bonita cesta de mimbre. En su segunda Pascua, fue la propia Abril la que decoró su huevo y regaló uno a Mamina.

A partir de entonces, cada año Abril decora y regala huevos de Pascua hechos por ella misma y, ahora, también lo hará Ariel, quien este año ha pintado el primero.

Mi primer huevo de Pascua

Mi primer huevo de Pascua

Como siempre pintamos muchos huevos, los que no regalamos los metemos en la cesta y con ellos decoramos la casa.

Todo artesanía


También nos pareció bonito adoptar una tradición de la familia paterna. El papá de nuestra familia se crió en Francia y allí el conejo de Pascua esconde huevos en el jardín para que los pequeños los busquen.
En casa, cada año viene el conejito de Pascua y deja a Abril y a Ariel un montón de huevos de chocolate. Como este juego es tan divertido, un día a Abril se le ocurrió que podríamos esconder también los huevos pintados y jugar a buscarlos por toda la casa.
Buscar, lo mejor

Buscar, lo más divertido

Y así es como pasamos el día de Pascua: jugando, escondiendo, encontrando, riendo mucho y comiendo rico chocolate.

Huevos de Pascua

nuestros Huevos de Pascua

Nacimientos y bienvenidas

Tal día como hoy hace 6 años, a las 9’50 de la mañana de un Viernes de Dolores, venía al mundo nuestra pequeña Abril. Lo primero que acerté a decir cuando la pusieron en mis brazos fue

«Bienvenida, cariño».

Abril recien nacida

Abril recien nacida

Tan esperada como querida, nos trajo todo lo que habíamos imaginado.

Como todos los padres, o casi todos, ya desde antes estábamos haciendo planes y soñando cómo sería nuestra vida  a tres. Muchos proyectos, mucha esperanza, mucha ilusión y mucho amor nacían ese mismo día con Abril.

Este blog ha querido nacer también hoy y no por casualidad sino porque, al fin y al cabo, todo su contenido se debe o trae su causa en la existencia de nuestros hijos, ya que sin ellos, ninguna de estas pequeñas cosas se hubieran podido hacer realidad.

Felicidades Cariño y gracias por ser tú.

Bueno, y a este blog, bienvenido también.