Archivo de la categoría: emoción.

Manuela García Ortega, Coferenciante en Carmen de los Mártires

Mamá

El 14 de marzo, un día antes de traerme al mundo, mi madre se terminó de apagar. Lo hizo despacito y con discreción, más o menos como había vivido.

Mi madre que, siempre había tenido un inconfundible un toque de distinción que la hacía brillar involuntariamente entre todo lo vulgar y lo anodino que la rodeaba, se fue con la misma elegancia con que vivió. Siempre tuvo un hipnótico saber estar, desde mi punto de vista, y también supo, llegado el momento, mostrar su saber no estar.

Mi madre no era una madre perfecta, era, como ella decía en broma, o puede que en serio, pluscuamperfecta.

Manuela García Ortega, Coferenciante en Carmen de los Mártires

Mi madre, Manuela García Ortega, en el Carmen de los Mártires (Granada) con ocasión de una de sus Conferencias.

Yo tuve mucha suerte en la vida con una madre así. A menudo nos decía, cuando nos quejábamos de que tal o cual niño tenía algo y nosotros no (mi infancia en términos materiales siempre estuvo trufada de carestías) : « A ver, hija mía, hubieras escogido la casa de los Reyes Fabiola y Balduino, que estaban deseando tener descendencia dinástica ». Y es que mi madre siempre daba la nota culta en todo lo que hacía o decía. Sigue leyendo

Para mi cumpleaños, ¿podemos buscar un tesoro?

Un tesoro de ocho años

Mi tesoro de ocho años.

Cuando el 31 de diciembre pasado hicimos nuestro juego “Deseos y propósitos para el Año 2.014”, Abril pidió una búsqueda del tesoro para su cumpleaños.

A partir de ese momento, la fiesta ya tenía temática y sólo quedaba la parte más fácil: preparar un lugar, idear la búsqueda, hacer invitaciones, disfraces y meriendas. Un gran reto al alcance de cualquier madre o padre con un poquito de ganas de pasarlo bien. Sigue leyendo

Flores prestadas para San Valentín.

image

Hay trescientos sesenta y cinco días en el año para amar y demostrar afectos,  sin esperar al 14 de febrero.  Así es como yo lo veo,  de la misma forma en que se vive día a día.  Pero no hay nada de malo en realzar uno en  el calendario para convertirlo en especial y es un buen momento para que los niños comprueben que decir y escuchar las palabras “te quiero”  es muy recomendable,  reconfortante y fundamental para nuestro equilibrio,  nuestra inteligencia emocional y nuestro bienestar.  Sigue leyendo